Estos objetivos se constituirán en medidas de desempeño que se evaluarán de forma periódica. Dicha evaluación representará la toma de medidas correctivas, así como también otorgará recompensas con base a los logros conseguidos.

Algo realmente importante de la Administración por Objetivos es que se parte de objetivos generales que se van desglosando a través de toda la organización hasta hacerlos específicos para cada sección o departamento e incluso llegando a establecer objetivos personales para cada uno de los involucrados en la empresa.

De ahí que la participación de los empleados en la definición de los objetivos es vital para su implicación en el logro de estos.

Características de la administración por objetivos

  1. Establecimiento de objetivos ubicados en el tiempo y en la organización de forma conjunta.
  2. Establecimiento de objetivos para cada departamento o posición
  3. Los objetivos de todos los departamentos tienen una interrelación en el sentido que buscan el logro de un objetivo general.
  4. Se definen planes a corto y mediano plazo, tácticos y operacionales, poniendo especialmente atención en la evaluación de los resultados
  5. Ante esta evaluación, surge una retroalimentación que debe ser utilizada para revisar los planes y ajustarlos como se considere apropiado para el logro de los objetivos generales.
  6. Una característica clave de la APO es la participación de la dirección, pero no sólo en dar órdenes, sino en todo el proceso.
  7. Se debe apoyar de forma permanente al personal, principalmente en las etapas iniciales de la instauración de una Administración por Objetivos.

¿Cómo saber si la administración por objetivos puede ser instaurada en su empresa?

La APO es una forma de administrar participativa, por tanto, se debe tener en cuenta que en su empresa la administración por objetivos seguramente fracasaría si:

  • La alta gerencia no participa.
  • Cree que la APO es una receta milagrosa para salvar cualquier problema.
  • No se sigue el proceso adecuado para instaurar el sistema de administración por objetivos. Hacerlo de forma acelerada llevará al fracaso.
  • Pretende aplicar la APO en un área de su empresa, y no hacerlo de forma global.
  • Dejar que la administración por objetivos sea asunto sólo de los niveles operativos.
  • Se olvida de controlar los resultados y se desestima la retroalimentación.

Por un lado, es importante que considere en su análisis las ventajas de un sistema de administración por objetivos:

  • Asegura un compromiso del empleado.
  • La APO obliga a los administradores a planear, organizar, controlar y retroalimentar, por lo que se consigue un proceso administrativo mejor logrado.
  • Al existir objetivos muy desglosados, cada trabajador sabe cuál es su papel dentro de la organización.

Por otro lado, también tiene sus desventajas:

  • Elaborar un programa de administración por objetivos requiere un gran compromiso y esfuerzo a todos los niveles de la empresa. El proceso puede ser muy lento, y puede llegar a ser ineficiente.
  • Requiere la elaboración de muchos documentos, al menos, en la primera parte del proceso.
  • No siempre es fácil que se entienda lo que es la APO, y lo que no es, tanto a nivel directivo como operativo.
  • Se corre el riesgo de que las metas que se fijen sean a muy corto plazo para no correr riesgos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here